SCORPIONS: There Is No One Like You!

Cuando ya pensaba que nunca escribiría la crónica de un concierto de Scorpions, el destino y los astros se aliaron para poder disfrutar por fin del directo de una de las bandas que han hecho historia en el mundo del rock. Creo que no existe nadie sobre la faz de la tierra que no haya escuchado alguna vez una canción del grupo alemán [y si existe, ha vivido en una cueva :P]. Además, Scorpions puede presumir de formar parte de la banda sonora de muchas vidas. Cuántas noches gloriosas han acabado con el “Still Loving You”.

El domingo 3 de julio era el día señalado para saldar mi cuenta musical con el grupo. En cuanto salimos del metro de Goya, empezamos a palpar el ambiente rockero en las ordas de gente con camisetas negras que se dirigían hacia la Plaza de Felipe II. Mientras que muchos de los asistentes hacían estoicamente cola bajo el sol de justicia, el resto nos refugiábamos en los bares de los alrededores buscando una buena caña y un mejor aire acondicionado.

Puerta del Palacio de los Deportes_Scorpions

Cuando entramos en el Palacio, el recinto estaba todavía medio vacío. Me sorprendió que la gente prescindiese de ver a Sabaton. Reconozco que no he seguido mucho a este grupo (no soy muy power-metalera), pero creo que era un telonero de altura y que merecía la pena verles.

Sobre las 20.20 la banda sueca irrumpió en el escenario con su característica indumentaria militar y sus himnos belicosos. Durante los escasos cuarenta minutos que duró su actuación, repartieron cera a diestro y siniestro y cerraron el show con uno de sus  temas más conocidos, “Primo Victoria”, que habla sobre la Segunda Guerra Mundial.

A lo largo de la media horita que duró el tránsito entre grupo y grupo, el Barclay Card Center empezó a llenarse pero, lejos de lo que pensaba, no hubo lleno total. El gallinero donde nos ubicamos estaba prácticamente vacío, lo que para mí fue perfecto para, en la recta final del concierto, ‘desmelenarme’ y cantar [más bien berrear] como si no hubiera un mañana.

celia scorpioneando

Brokenheroes ready for Scorpions! Yeah!

La banda alemana apareció ante el público madrileño pasadas las 21.30 y comenzó el concierto con un bloque de temas cañeros como “Going Out With a Bang”, “Make It Real” y “The Zoo”, al que precedió su famosísimo tema instrumental, “Coast to Coast” que vino a corroborar  la estupenda sintonía que sigue habiendo entre los músicos. Fue brutal ver en directo la imagen que tantas veces había visto en vídeos de los cuatro músicos de las cuerdas, liderados por Rudolf Schenker, tocando a la par en fila y brindando los últimos acordes al batería.

Acto seguido, Klaus Meine, el vocalista de la banda nos anunció el siguiente remix de canciones setenteras que vestirían el escenario de un colorido hippie cual festival de Woodstock.

Scorpions back to the '70s

Acabado el revival, llegó el turno de la que para mí es una de sus mejores y más nuevas canciones de amor:  “We Built This House” ¡Buf! Fue increíble escucharla en directo. También fue el momento para las inmortales baladas “Send Me An Angel” y “Always Somewhere”. Todo el Palacio de los Deportes estaba entregado al bloque lacrimógeno cuando, para rematar, empezó a sonar uno de los silbidos más famosos de la historia de la música, sí, era la inconfundible “Wind Of Change”.

Después del éxtasis de los “vientos de cambio”, nuevo bloque de canciones  con temas antiguos como “Dynamite” y otros menos conocidos como“In The Line of Fire”. Tras ellos, el espectacular solo de batería de Mikkey Dee.

El concierto iba llegando a su recta final, pero aún quedaban por sonar los himnos que han encumbrado a Scorpions al pódium de los mejores grupos de hard rock de la historia. La última retahíla de temazos comenzó con “Blackout”, tema que dio título a una de las portadas de disco más insurrectas que ha publicado la banda.

Scorpions_Backout

Cuando empezaron los primeros acordes de “No One Like You”, el que para mí el tema más sexy de los alemanes, empezó el despiporre. Los que todavía seguían con el culo pegado al asiento, se levantaron como resortes y empezaron a desgañitarse coreando el estribillo. A continuación comenzó a sonar “Big City Nights” que consiguió mantener en un punto álgido la euforia en la que estaba sumida el público.

La breve salida del grupo de escenario indicaba que la cosa se acababa y que dejaban para el final las dos joyas de la corona: “Still Loving You”, sin duda una de las mejores baladas del rock y una de las canciones más radiadas del grupo y “Rock You Like a Huracain”, quizá su tema más famoso.

Después de una noche increíble, sólo puedo pedir a los Scorpions que sigan “retirándose eternamente”, pero que mientras tanto, nos sigan deleitando con conciertos magistrales. Ouh Yeah! \m/

@brokenheroes

 

Si te gusta... ¡Comparte! :-)Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: