GUNS N’ ROSES: back to Paris ‘92

Muchas veces me siento desubicada cuando la gente habla de los vídeos que veían durante su infancia y que casualmente siempre coinciden con el maravilloso mundo Disney. Yo no sé si es por mi memoria selectiva pero si hay un vídeo que marcó mis recuerdos infantiles fue aquel VHS del concierto del ‘92 de los Guns N Roses en París que mi hermano y yo reprodujimos hasta la saciedad y que hasta hace poco todavía pululaba por la casa de mis padres.

GunsNRoses_1992-06-06_Paris_cover_1428145358

Portada del VHS del Live in Paris 1992 Guns N’ Roses

Para los impresionables ojos de una niña que en el 92 tenía solo once años, Axl Rose, ese sexy pelirrojo que se recorría aquel gigantesco escenario corriendo sin que su voz se inmutase, era el hombre más guapo del planeta y Slash, aquel tipo tétrico con chistera que fumaba mientras tocaba una guitarra con dos mástiles era, cuando menos, un súper héroe.

slash y axel

Cuando Axl era el hombre más guapo del planeta y Slash un súper héroe

Nunca tuve la oportunidad de verles en su momento y aunque tras la marcha de Slash y Duff, la banda siguió girando en modo Axl versión karaoke, para mí ya no podía ser lo mismo. ¿Quién concibe ir a un concierto de los Guns N y escuchar el punteo del  ‘Sweet Child O Mine’ tocado por otros dedos que no sean los de Slash? (no way!) Me costó años asumir que nunca les disfrutaría en directo e incluso llegué a interiorizar que Velvet Revolver sería lo más parecido a los Guns N’ Roses que iba a ver en mi vida. :(

Cuando hace un par de años se empezó a rumorear que podían volver a juntarse, nadie daba un duro por la reconciliación, pero yo empecé a fantasear con la idea de escuchar en directo el Civil War, la que sin duda ha sido siempre mi canción preferida. Y como a veces los sueños se cumplen…  el domingo, 4 de junio de 2017, por fin pude cantar (o más bien berrear), bailar, saltar, silbar y emocionarme con un repertorio de canciones que hicieron vibrar a las más de cincuenta mil almas que tuvimos la suerte de llenar el que, en breve, dejará de ser el histórico estadio colchonero de la ribera del Manzanares.

Brokenheroes ready for Guns N Roses

Brokenheroes ready for Guns N’ Roses

 Hace tiempo que no iba a un concierto en el que conociese todos los temas y es que el setlist fue acertado a la par que poco arriesgado. Con muchos temas de sus tres mejores discos: Appetite for Destruction y Use Your Illusion I y II y muy pocos de sus dos grandes ‘truños’: The Spaghetti Incident? y Chinese Democracy, el éxito del show estaba garantizado. Aunque siempre he pensado que el Chinese era un LP muy flojo, reconozco que uno de los momentos más emotivos (por no decir lacrimógenos :-P) para mí fue cuando sonó el “This I love”. También me encantó lo que hicieron con “Coma”, creo que fue una de las interpretaciones más soberbias de la noche.

Pero sin duda mi momento más especial de la velada fue cuando empezó el inconfundible recital sacado de aquella vieja película de Paul Newman, La Leyenda del Indomable:

“What we’ve got here is… failure to communicate. Some men you just can’t reach. So you get what we had here last week, which is the way he wants it… well, he gets it. I don’t like it any more than you men.”

En ese instante me olvidé de que estaba rodeada de cincuenta mil personas. En el Calderón solo estábamos los Guns N Roses, yo y aquellos vívidos recuerdos de ese Live in Paris 1992.

La puesta en escena fue muy sobria y la pirotecnia bastante sosaina (¡Coño! Que sois los Guns N’ Roses, ya os podíais haber estirado un poco con los petardos). Esto pone en evidencia lo que todos pensábamos sobre que esta gira es más una reunión con fines lucrativos que nostálgicos. A lo largo del espectáculo, también quedó patente que Slash y Axl ya no se tocan ni con un palo. Son como un matrimonio después de treinta años de convivencia: sin feeling, pero con esencia. A pesar de todo, lograron un educado equilibrio donde cada uno cobró su individual protagonismo. A la vista está que el resultado fue un conciertazo por encima de cualquier expectativa.

20170604_224339

Sobre la cuestión del paso del tiempo, sin duda la crueldad se ha cebado con el frontman que en los noventa era el hombre más sexy del planeta . A parte de haberse comido a su madre y de compartir cirujano plástico con Ana de Inglaterra, Axl la noche del domingo fue el rey de los estilismos imposibles. Cual Barbie Complementos, cada dos temas cambiaba de atrezzo. Creo que ni la misma Lady Gaga tiene tanto fondo de armario como el excéntrico cantante pelirrojo.  Y qué decir de los anillos con pedruscos y brilli brilli sacados de las mejores selecciones de bisutería a granel de Aliexpress. Menos mal que los años han sido más benevolentes con Duff y Slash, sobre todo con este último que conserva intacto ese halo de misterio que tanto me llamaba la atención cuando era una niña.

Cómo cambian los cuerpos...

Cómo cambian los cuerpitos…

En definitiva, salí del Calderón con un muy buen sabor de boca. Soy consciente de que no fue un concierto histórico pero, para el recuerdo, siempre nos quedará París (’92)…

Esta crónica va sin duda dedicada a la persona que monopolizando el mando a distancia de la televisión de nuestra casa me introdujo, sin saberlo, en esta maravillosa locura llamada rock and roll, ¡Gracias Alex!  (Qué pena que al final no pudieses venir, sé que hubieses disfrutado mucho) Por aquí te dejo nuestro ‘pequeño tesoro’ digitalizado 😛

@brokenheroes

Si te gusta... ¡Comparte! :-)Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

4 Comentarios

  1. Kotu

    Muy bueno!! Es el punto meláncolico que despiertan las bandas que ya son leyenda y que siguen dando guerra :)
    Ahora bien, he de decir que Slash también parece que se ha comido a su madre, lo que pasa es que con la melena y la chistera disimula bastante, y es que 25 años dan para engordar mucho…

    Responder
  2. Alex

    Madre mía, la de reproducciones que tuvo esa cinta en VHS de los Guns n` Roses. Sólo con esa cinta amortizamos bien el vídeo. :-p Todavía sigo poniendome ese concierto en Youtube muchos fines de semana. :-)

    Muchas gracias por la crónica (es como estar allí) y por la dedicatoria. 😘😘😘

    Responder
  3. Mary

    Fantástica crónica!!! Primero darte las gracias por animarme a ir, lo pasé en grande y compartirlo contigo ha dado más valor del que ya podía tener el concierto. He de decir que lo viví con una añoranza especial, recordando viejos tiempos (al igual que con el concierto de Scorpions), algunas de esas canciones forman parte de mi “rebeldía juvenil”. Efectivamente 25 años son muchos y el tiempo no pasa igual para todos, Axel, verdaderamente, se ha comido a toda la familia Roses 😂.

    Responder
  4. Margarita Álvarez

    Los padres conocimos el grupo a través de los hijos y vimos muchas veces la famosa cinta VHS. Pero no pensaba yo que la tal cinta formaba parte de vuestro acervo cultural… Me confieso responsable de la desaparición de cinta… Pero bueno, siempre serán mejor en directo, aunque sea 25 años después… ¡Fantástica crónica!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: