BRUCE SPRINGSTEEN: That night we went down to the river

El otro día escuchaba a Rafael Escalada decir en su programa de radio Oldie Motel  que a Bruce Springsteen no le gustaba que le llamasen “The Boss” y yo pensé: ¿Cómo no se  le va a bautizar de  “El Jefe” a alguien que es capaz de hacer conciertos hasta de cuatro horas sin parar enganchando un tema con otro, sin verborreas y sin tener que recurrir a los “solos instrumentales” para reposar? ¿Cómo no apodar así  a un músico que con 66 años hace que cada show sea único y que se entrega en cada tema como si fuese el último concierto de su vida?

Ther River Tour_Bruce Sringsteen

The River Tour – Bruce Springsteen – 2016

Con esta biografía no es de extrañar que las entradas para sus conciertos en España se agotasen en cuestión de un par de horas para frustración de los cientos de personas que se quedaron atascadas en las eternas colas virtuales de la página de Ticketmaster. A este respecto, he leído que se van a tomar medidas legales contra dicha empresa por el escándalo en la reventa de entradas en webs filiales del grupo apenas se agotaron en la web oficial.

A pesar de la huelga de metro, los afortunados asistentes al concierto iban llegando a los aledaños del tempo madridista por oleadas e iban buscando ordenadamente sus puertas de entrada, a pesar de la caótica organización. Las colas en algunas de las puertas eran interminables, lo que supongo que afectó a que el evento comenzase con unos veinte minutos de retraso.

Aledaños del Bernabéu_Bruce Springsteen

Los que estábamos cerca del fondo sur, teníamos una privilegiada vista del backstage, por lo que anticipamos con silbidos y aplausos la salida de Springsteen que derivó en  júbilo generalizado cuando el cantante se hizo visible para todo el público. Al igual que en concierto de Barcelona,  The River Tour 2016 en Madrid comenzó con el tema Badlands y enseguida se hizo patente el  importante problema con el sonido. Este hecho vuelve a poner en evidencia a Madrid y su patética oferta de locales decentes para hacer conciertos.  Suscribo palabra a palabra  el excelente artículo que ha publicado El Mundo a propósito del concierto de “El Boss” El problema de organizar un concierto en el Santiago Bernabéu.

Vista del Santiago Bernabéu

Interior del Santiago Bernabéu durante el concierto de Bruce Springsteen – The River Tour 2016

A  pesar del penoso sonido, durante las vibrantes tres horas y veinte que duró la actuación, el de Jersey, respaldado por su inseparable   E Street Band, repasó algunos de los temas de “The River, uno de los discos más exitosos de su carrera, y otros muchos de su dilatada trayectoria musical. Canciones más y menos conocidas que fueron conformando la estructura de un setlist de más de 30 canciones.

Bruce en concierto

Bruce Springsteen – The River Tour – Bernabéu Madrid, 2016

El espectáculo estuvo plagado de momentos trepidantes, como cuando el artista se acercaba a los afortunados de las primeras filas o cuando recorría el césped del Santiago Bernabéu a través de unos pasillos que discurrían entre el público que abarrotaba la pista del estadio. Y qué decir de la preciosa estampa que nos envolvió a todos cuando comenzaron los primeros acordes de la inconfundible armónica de “The River” y el oscuro coliseo merengue se llenó de miles de luces que acompañaban acompasadas cada una de las notas de esta prodigiosa canción.

Panorámica The River

Impresionante estampa del Santiago Bernanbéu con la canción The River de Bruce Springsteen

El concierto seguía avanzando y nuestros oídos, ya acostumbrados al sonido del demonio, se deleitaban con clásicos como “Because The Night”, “Human Touch” o “The Rising”. Tras estos, llegó la primera tanda de bises donde sonaron los himnos que han hecho de Bruce Springsteen no sólo un jefe, sino un genio. Las 56.000 personas que abarrotaban el estadio se movían alocadamente al son de  temas como “Born in the USA”, “Born to Run”, “Glory Days” o mi querido “Dancing in the Dark”. Para cerrar el bloque, y como viene siendo habitual en los conciertos del estadounidense, se marcó una apoteósica versión del “Twist and Shout” de The Beatles.

Para finalizar, un increíble regalo de despedida. El jefe salió  frente a su público con la sola compañía de su armónica y la guitarra y nos brindó un emocionante comienzo acústico del tema “Thunder Road” al que luego se uniría el resto de la banda para poner el broche de oro a otra noche inolvidable en compañía de “El maestro del rock”.

Bruce Springsteen _ “That night we went down to the river
And into the river we’d dive
Oh down to the river we did ride”

@brokenheroes

 

Si te gusta... ¡Comparte! :-)Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: